jueves, 10 de diciembre de 2009

Elías Antonio Saca González

Elías Antonio Saca González



1 de junio de 20041 de junio de 2009
Vicepresidente Ana Vilma Albanez de Escobar
Precedido por Francisco Flores
Sucedido por Mauricio Funes

Datos personales
Nacimiento 9 de marzo de 1965
Usulután, El Salvador
Partido Alianza Republicana Nacionalista
Cónyuge Ana Ligia Mixco Sol de Saca
Elías Antonio Saca González en visita a la Casa Blanca el 12 de mayo de 2005.

Elías Antonio Saca González (Usulután, El Salvador, 9 de marzo de 1965-) es un político y empresario salvadoreño. Fue elegido Presidente de la República el 21 de marzo de 2004[1] para el mandato desde el 1 de junio de 2004 hasta el 1 de junio de 2009.[2] Pertenece al partido Alianza Republicana Nacionalista.


Trayectoria periodística y empresarial

Antonio Saca, también popularmente conocido como "Tony Saca", nació en la ciudad de Usulután, El Salvador, el 9 de marzo de 1965, desciende de una familia palestina católica que llegó a El Salvador a principios del siglo XX. En 1983, comenzó estudios superiores inacabados de periodismo en la Universidad de El Salvador.[2] Desarrolló su carrera como empresario en el área de comunicaciones, como narrador de informativos, así como locutor deportivo en radio y televisión. Participó en la creación de Radio América y después creó y dirigió su propia emisora, Radio Astral.

Inicios de su trayectoria política

En 1989 entró de lleno en la política ingresando en el partido conservador Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) que gobernó El Salvador desde ese mismo año hasta 2009. Fue presidente de la Asociación Salvadoreña de Radiodifusores (ASDER) y de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP). El 14 de julio de 2003, dicho partido anunció que lo presentaría como su candidato presidencial para las elecciones del año siguiente.[3] De inmediato, Saca que era más conocido como locutor radial y televisivo que como político comenzó a recorrer el país, presentando un plan de gobierno denominado "País Seguro" basado en el combate a la delincuencia; sin embargo, la base de su campaña fue la acusación de que el partido opositor de izquierda Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) implantaría un régimen comunista de ganar la elección.

Durante la campaña, algunos criticaron su escueta experiencia política, además de que sus propuestas políticas parecían haber sido eclipsadas por las acusaciones en contra del candidato del FMLN, Schafik Handal.[4] Saca fue proclamado ganador con una votación de 58% frente al 36% obtenido por Handal, en los comicios presidenciales del 21 de marzo de 2004.[5]

Desde que fue elegido anunció que continuaría las políticas económicas de libre mercado y la política exterior de total apoyo a los intereses de los Estados Unidos, similar a la impulsada por su antecesor, el también arenero Francisco Flores.

Muchos atribuyen la actitud proestadounidense de Saca, al hecho que él fue apoyado abiertamente por miembros del Partido Republicano y de la Administración Bush de los Estados Unidos, durante su campaña política en las elecciones de 2004.[6] En opinión de muchos analistas la derecha estadounidense se sintió segura de que Saca encabezaría un gobierno conservador afin a sus intereses.

El FMLN acusó a los Estados Unidos de intervenir en el proceso electoral, porque varios oficiales de alto rango advirtieron que las relaciones de los Estados Unidos con El Salvador, se verían seriamente amenazadas si Handal ganaba las elecciones. Esta opinión se vio reforzada por el hecho que ARENA aseguró que los Estados Unidos podrían deportar a los salvadoreños que viven allá si ganaba el candidato de izquierda.[7]

El día posterior a las elecciones, el embajador de los Estados Unidos en El Salvador, Douglas Barclay, aseguró que tanto las remesas como las relaciones entre ambos países "nunca estuvieron en peligro" ante la posibilidad de que el FMLN hubiera ganado las elecciones.

Presidencia

Saca saluda a Condoleeza Rice, durante la visita de la Secretaria de Estado a San Salvador

El 1 de junio de 2004 asumió el puesto de presidente. En el discurso de apertura de su gobierno, Saca manifestó su voluntad de dar mayor atención a los temas sociales. Los críticos del partido ARENA sostuvieron que este era un tácito reconocimiento de la falta absoluta de política social, bajo el gobierno anterior, también arenero.[8] [9] El presidente Saca mantuvo la política exterior de su predecesor al mantener tropas salvadoreñas en Iraq, así como su oposición a los gobiernos de izquierdas de América Latina, en especial, con la Cuba de Fidel Castro (hasta antes de la llegada de Mauricio Funes a la Presidencia de la República en sustitución de Saca, El Salvador no mantenía relaciones diplomáticas con la isla desde el triunfo de la Revolución Cubana) y la Venezuela de Hugo Chávez.

Medidas sociales y Reforma Fiscal

Protesta contra el gobierno de Antonio Saca en San Salvador

El gobierno de Saca implementó un plan denominado "Red Solidaria" para otorgar un subsidio a las familias que viven en situación de extrema pobreza severa en los municipios menos desarrollados del país. Este subsidio de $15.00 mensuales fue calificado por algunos sectores de la oposición como populista teniendo en cuenta que Saca ha expresado su fidelidad al modelo económico neoliberal en su gestión, además se presentaron denuncias que este subsidio estaba siendo manipulado políticamente por el partido ARENA.

Saca impulsó una Reforma Fiscal con la que se buscó suavizar un poco la grave crisis fiscal que tras quince años de gobierno conservador que vive el país. Algunos economistas calificaron la situación salvadoreña como muy cercana a la vivida por Argentina a finales de los 90 con niveles de endeudamiento del 50% en relación con el PIB; la reforma fiscal fue duramente criticada por la gran empresa privada nacional, obligando al presidente Saca a solicitar la renuncia de su Ministro de Hacienda, Guillermo Lopez Suarez para poner en su lugar a Willian Handal, hombre ligado al empresariado y ex presidente de TACA, una de las grandes aerolíneas latinoamericanas, quien inmediatamente de asumir el cargo, aseguro que no habrían más reformas impositivas para tranquilidad del sector privado.

El problema de la delincuencia y la situación económica

Poco después de asumir la Presidencia de la República, Saca implementó el llamado Plan Supermano Dura para contener los elevados niveles de delincuencia en el país. Al poner en marcha, este plan, Saca afirmó que estaba dando cumplimiento a su promesa de campaña de convertir a El Salvador en un "País Seguro". Entre las medidas comprendidas en el plan, estaba la creación de una fuerza especial de Policía Rural, así como el despliegue de tropas de la Fuerza Armada, para colaborar con las tareas de patrullaje de la Policía Nacional Civil, y la creación de unidades policiales especializadas en la investigación de homicidios. Los resultados de este plan, son bastante controvertidos. El gobierno sostuvo que logró reducir ligeramente el número de crímenes, mientras sus opositores destacaron la escasa efectividad de los planes gubernamentales y señalaron que el alto grado de criminalidad que impera en El Salvador, se mantiene constante, al igual que la elevada tasa de homicidios, además de acusar al gobierno de dar énfasis a la propaganda sobre la acción contra la delincuencia.

Al mismo tiempo, los críticos de Saca han denunciado la inacción del gobierno ante el incremento de los precios del combustible, canasta básica, transporte, energía eléctrica, y la falta de políticas contra el desempleo. El gobierno respondió a estas críticas afirmando que en un sistema de libre mercado tiene una capacidad prácticamente nula de incidir en la fijación de precios, además de afirmar que la creación de empleos es responsabilidad de las empresas privadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada